Modo avión 

El Laberinto

Para todos los que hemos herido con la doble saeta azul.

 

Los teléfonos celulares tienen una curiosa modalidad  que consiste en bajar al mínimo el funcionamiento del dispositivo para evitar que este interfiera con la comunicación de los aviones. Estamos hablando del modo avión.

Durante el despegue, principalmente, se prioriza el desplazamiento y la seguridad mucho más inmediatas y tangibles por encima de la comunicación a distancia, yo considero que las personas contamos con nuestro propio modo avión.

Dar el avión, en español mexicano, significa evitar discusiones estériles con personas necias, o ahorrarse la pereza de argumentar con alguien que nos importa lo mismo que una migaja de pan (en el entendido de que a todos nos importa un soberano carajo la migaja, que para todo hay gente)

Lo podemos entender entonces, cómo la acción de entregarle a alguien forzosamente la opción de abordar la nave sin escalas hacia el país de la chingada, no en su forma física pero si en el plano de la incidencia en nuestras, vidas.

 

Por nuestra parte, puede significar también que el que se está alejando voluntariamente hacia nuevos horizontes (que espero no sean el lugar antes referido) y que por el momento no necesita señales del exterior o necesita que estas sean más selectas.

Supongo que debe haber modos más amables de emprender el viaje o pedirle al otro que lo emprenda que la omisión (el visto en whatsapp, el buzón en una llamada) o la condescendencia (el luego el claro o el tal vez) parece que solemos dar por hecho que las otras personas conocen exactamente dónde está la frontera de nuestra tolerancia y cuando la cruzan y tristemente no es para nada cierto. Tal vez no estaría de más algún recordatorio de la ubicación que tenemos cada quien, como una postal, por ejemplo.

María José Bataller Alvarez

Antropóloga de profesión, lectora intensiva, aficionada a la historia, ajonjolí de muchos moles, antojadiza estacionaria y flaneur involuntaria, hace malabares con todas sus pasiones y obsesiones con el propósito de lograr escribir algo aceptablemente coherente a lo que llamamos laberinto, que ya está viviendo su cuarto año de existencia.

El correo para comentarios es: correodechepa@hotmail.com

Le encanta responder puntualmente su correo electrónico en el cual recibe gustosa dudas comentarios, sugerencias y lo que sea la voluntad de los remitentes. Prueben con correodechepa@hotmail.com

Deja un comentario

15 − Nueve =

− 2 = 1

INICIO