El proyecto está enfocado en aprovechar el talento de la comunidad universitaria para realizar acciones de impacto social.

REDACCIÓN/Tierra Blanca, Gto. 15 de mayo de 2018.- Con el proyecto Sefi (panal, en otomí) la Universidad de Guanajuato (UG) demostró su compromiso social en tres comunidades del noreste del estado, donde estudiantes universitarios pusieron sus habilidades, valores y destrezas al servicio de la población.

Proyecto Sefi (Foto: UG)

De acuerdo al comunicado universitario, dicho proyecto está enfocado en aprovechar el talento de la comunidad universitaria para realizar acciones de impacto social. Así, estudiantes y docentes de distintas áreas disciplinares ponen en práctica sus conocimientos y trabajan de manera colaborativa en beneficio de habitantes de zonas vulnerables.

Por iniciativa de la Secretaría Académica de la UG, se facilitó la asistencia de estudiantes de los cuatro campus universitarios, quienes estuvieron una semana en comunidades de Tierra Blanca para vivir una experiencia que fortaleció su actitud constructiva, al enfocarse a la solución de problemas socialmente relevantes.

La riqueza de este programa fue confrontar los distintos conocimientos, consideró el Dr. Raúl Arias Lovillo, Secretario Académico de la Universidad de Guanajuato, quien clausuró los trabajos y dialogó con todos los equipos participantes, quienes se mostraron muy entusiasmados y motivados por esta oportunidad de servir.

Griselda Sánchez Lemus, delegada de Peña Blanca II, agradeció a los universitarios que desarrollaron el proyecto Madre Tierra, el cual reforzó la empatía y la unión comunitaria a través de la recuperación del parque comunitario y la cancha. “Se quedarán en nuestro corazón”, dijo, al reconocer que sembraron la semilla de la participación social.

Con el proyecto “Nöts´ansipi” (mensajeros, en otomí) estudiantes de los cuatro campus implementaron en la primaria “Justicia Social” de la comunidad Peña Blanca II actividades de prevención de alcoholismo y drogadicción, mediante un buzón reflexivo y un taller de canalización y redes de apoyo.

Con un enfoque ambiental, estudiantes del proyecto “La Vida de Croot” acudieron a la comunidad Fracción del Cano, donde trabajaron con la población escolar de preescolar y primaria para sembrar en la niñez la importancia del cuidado del medio ambiente.

Para promover la lectura y escritura entre la niñez, estudiantes aplicaron el proyecto “Cactalec”, motivándolos a escribir cuentos con animales como personajes destacando los valores de la región donde habitan. “Ya Döta Pe” (las biznagas grandes) inspiró a los universitarios a presentar una obra de teatro, para impulsar a la niñez a continuar transmitiendo el conocimiento para la conservación de las cactáceas gigantes que dan identidad a la región de Cieneguilla y Tierra Blanca.

Con “Imagina y construye tu entorno” los visitantes trabajaron con los pobladores de Fracción del Cano, donde invitaron a 23 adultos y a 70 niños a un ejercicio de prospección, visualizando cómo mejorar su entorno. El ejercicio propició el consenso entre los habitantes para contar con un sitio de esparcimiento familiar y captar el agua de lluvia.

“Mbo´i Sefi” (panal de abeja) fue la propuesta de otro grupo de universitarios para impartir en la primaria “Miguel Hidalgo” pláticas de higiene postural para prevenir lesiones y dolor, así como dinámicas para aplicar la comunicación asertiva.

“Na hyatsi Nt´axi” (amanecer limpio) fue el proyecto que se implementó en Peña Blanca II para concienciar con el ejemplo en la separación y reciclaje de basura. Por último, las y los jóvenes participaron en la limpieza del suelo de un ojo de agua caliente en Cieneguilla, llamado El Baño, donde se realizaban rituales ancestrales.