La primera vez que se habló de este deporte, más comúnmente llamado levantamiento de pesas, fue a finales del siglo XIX. La primera persona que impulsó esta disciplina fue el francés Jules Rosset, quien puso los principios reglamentarios en el siglo XX, y que siguen vigentes en la actualidad.

Primeras versiones de la halterofilia (Foto: Especial)

En el año de 1920 se crea la Federación Internacional de Halterofilia (IWF), una de las más grandes del mundo. Este pasatiempo estuvo presente desde los primeros Juegos Olímpicos en 1896 en Grecia donde se llevaron a cabo y en los Juegos Panamericanos desde su primera edición que fue en Buenos Aires, Argentina en el año de 1951.

En este deporte hay dos pruebas que son importantes: arranque, la más complicada de las dos competencias porque la barra la deben levantar de un jalón, porque si se paran un poco el levantamiento no cuenta, también la pesa tiene que estar arriba de su cabeza y con los brazos extendidos y tenerlo arriba 3 segundos.

La segunda prueba se llama envión, este tipo de levantamiento tiene 2 pasos: el primero consiste en tomar la barra con las palmas hacia abajo, el segundo paso es levantar la pesa de la plataforma hacia los hombros mientras la piernas se abren en tijera o en una flexión.

La tarima debe ser cuadrada y de 4 metros por lado. La vestimenta en la halterofilia debe ser una butarga, calzado especial, cinturón para la columna y vendajes.

En las competencias de halterofilia hay categorías para hombres y mujeres, para hombres son: menos de 56 Kg, de 56 a 62 Kg, de 62 a 69 Kg entre otras y para mujeres son: menos de 48 Kg, de 48 a 53 Kg, y de 53 a 58 Kg.

El objetivo para poder ganar una medalla ya sea en los Juegos Olímpicos o en los Juegos Panamericanos es levantar el mayor peso posible.