Una Colorada(vale más que cien Descoloridas)

Cuando su médico familiar, en el intento de diagnosticar correctamente la enfermedad que le causa dolores en todo el cuerpo, ronchas en diversas zonas de la piel y malestar hepático o renal le pregunta ¿ha habido algún suceso que desencadenara todo esto? seguramente usted recordará las risas de sus hijos o nietos el 30 de abril; las noticias que le dieron cuenta de un extraño día internacional del trabajo donde el presidente de México invitó a comer a ciertos líderes y no se asomó al balcón de palacio nacional a ver quienes están desfilando ni porqué. ¿Le emocionó –positiva o negativamente- el 5 de mayo?, ¿espera con ansia el día de las madres?

AMLO, Presidente de México (Foto: Archivo)

Seguramente estará convencido de que no hay nada extraordinario en su vida y que esas fechas ahora que no tiene la presión del trabajo, son simplemente celebraciones que en nada tienen que ver con su existencia pero ¿A dónde salieron sus vecinos tan temprano ayer?, ¿habrá sido alguna celebración del triunfo de los Zacapoaxtla  sobre los franceses en 1862?, ¿por qué el 5 de mayo por mucho tiempo fue celebrado en la Casa Blanca de los Estados Unidos?

Más allá de que la muy deficiente educación y cultura de la mayoría de nuestra población nos arroje casi un 30% de personas que creen que el 5 de mayo se conmemora algo vinculado con la independencia, los cierto es que esa batalla en Puebla cuando el general Ignacio Zaragoza, enfrentó al entonces reconocido como uno de los mejores ejércitos del mundo, fue apenas un chispazo de orgullo de una guerra, que culminó primero con la restauración del segundo imperio en México para finalmente ser liquidado en 1867, luego del sitio de Querétaro. En el ínter el experimentado ejército europeo, regresó un año después y avanzó hasta la ciudad de México, luego que más treinta y cinco mil soldados extranjeros vencieron a los casi treinta mil mexicanos. Por supuesto que la actividad tipo guerrilla de nuestros conciudadanos y una serie de factores externos nos permitieron mantenernos en la lucha hasta que en 1867 Napoleón III, ordenó el retiro de tropas –diezmadas en mas de 11,000 efectivos- no solo por el acecho de Prusia sino por las advertencias de los Estados Unidos de invadirlos si ellos no se retiraban. ¿Cuál era la circunstancias política y militar de USA entre 1861 a 1865?

Entonces los estados eran solo 34, pero 7 de ellos se declaraban esclavistas y consideraron la posibilidad de formar una confederación, que se excluyera de cumplir, lo que se constituyó el mayor propósito de A. Lincon. Por la diferencias en cuanto ala esclavitud, ellos -nuestros vecinos del norte- entraron en una guerra interna, con la intención de los esclavistas de separase de la Unión. Su etapa de reconstrucción, coincidió con los que ocurría en México, por ello los franceses, consideraron que esto les permitiría avanzar hacia el norte; pero en una jugada política genial Lincon avanza, resuelve su propio problema y amenaza con invadir Francia si el ejército galo no sale de “América” que según su propia visión era solo de los americanos.

De alguna manera, el país que dos décadas antes por impericia y descuido de nuestros gobernantes fue desposeído de la mitad del territorio que nos pertenecía, sirvió indirectamente a favor de los Estados Unidos. Sobre todo en los estados que “nos compararon” el 5 de mayo se celebra como una victoria de ellos mismos contra Francia. ¿Qué importa en pleno siglo XXI, sobre todo cuando el señor Trump decide cancelar esta fiesta en la casa blanca, esta parte de la historia?, ¿cómo se vincula este “incidente” con el establecimiento de aranceles al tomate que les exportamos y la oferta de reactivar el plan Mérida? Quizás el hombre que ha vivido en Francia, apoyado en USA a los demócratas y hoy sirve al presidente de México, nos pueda dar una explicación adecuada.

Por lo pronto, es conveniente tener presente que debido a ese capítulo histórico, Benito Juárez, recibió armas que le permitieron contener al ejército francés, con un General convertido en héroe para los latinoamericanos que, por si Usted no lo sabía nació en Texas[1], ese territorio que alguna vez fue nuestro. ¿Estaba consciente de esta ayuda -no necesariamente intencional- mutua entre Estados unidos y México? La ignorancia de estos hechos no es solo imputable a los niños mexicanos, los residentes de lo que fueron colonias españolas y por ende territorio mexicano, tampoco saben a ciencia cierta que pasó el 5 de mayo ¿por eso es que hay quien dice que celebran la independencia de México? Pero a final de cuentas, ¿qué tiene que ver todo esto con la posible causa de las enfermedades que aquejan a muchos mexicanos en estos últimos 5 meses?, ¿le afecta que no haya medicamentos en el ISSSTE o el IMSS?

Indudablemente así como ocurrió con cientos de Mexicanos después del sismo de 1985, el subconsciente guarda infinidad de temores derivados del desempleo de muchos; de la pérdida de todo sobre todo por ser clasificado en un segmento social rechazados por los muchos[2]Seguramente Usted no es agricultor, no exporta jitomate, pero sabe que lo impuesto por el vecino del norte nos hará víctimas -aunque sea indirectos- del desempleo. Tampoco piensa viajar en avión, pero aunque no lo diga le enferma la posibilidad de no poder regresar a Italia, como lo hizo durante su vida productiva y quizá lo que más le enferma es que una mayoría relativa –los votos para Morena apenas son 1/3 de la población total- decida sobre el destino de su existencia.

Como puede verse el poder muchas veces sí puede; en el caso de las amenazas del vecino del norte, ellos como ha sucedido en el pasado tiene el poder financiero pero, signifique esto lo que sea, a nosotros nos asiste el de la dignidad. ¿Permitiremos que el dinero que ofrecen para el plan Mérida se use en contra de personas migrantes o personas marginadas?, ¿qué estamos dispuestos a hacer los mexicanos medianamente ilustrados además de marchar?, ¿pedir la renuncia de nuestro presidente servirá para evitar el regreso al oscurantismo?


[1] El militar liberal Ignacio Zaragoza nació en Bahía del Espíritu Santo, Texas (entonces provincia mexicana), el 24 de marzo de 1829 (se dice también 1828). Fue ministro de Guerra en 1861. El 5 de mayo era general en jefe del ejército de Oriente.[2] Es la clase media sobre todo la que hoy cursa edades superiores a los 65, la que sufre porque les aumentan el predial, la luz y el agua debido a su status de “fifis”