Histomagia

Toda ciudad tiene historias que son parte de su vida cotidiana, Guanajuato per se tiene leyendas que son ya parte y consolidan la historia de la ciudad, de hecho, la definen, sin embargo, las historias recientes que no incluyen los fantasmas, entidades o espectros o manifestaciones ya conocidos –como momias, la subida del muerto, el Catrín, la Llorona–,  son  tan vívidas que no podemos dejar de lado estos relatos de miedo y terror de las que muchos de los habitantes son testigos. Relatos que impactan porque a veces son increíbles como el que me han contado y que su protagonista aún sigue en shock por lo sucedido.

Él me cuenta que es un fan de escuchar la radio, todas las noches escucha diversidad de estaciones que evocan tiempos pasados tanto en música como en temas políticos, económicos y demás. Me dice que una noche, a eso de la una de la madrugada, escuchando su estación preferida, de repente y de la nada entra en la radio una especie de interferencia que de a poco se va diluyendo hasta quedar en silencio; él lo atribuye de inmediato a que “se desconectó”, revisa y se da cuenta que todo está en su lugar, pero lo que ocurrió después no lo esperaba. En cuanto terminó de revisarlo, el ambiente se llenó de humo con un intenso olor a chile seco, y la radio comenzó con una transmisión en que se hablaba de que por favor se parara el castigo a su hijo, que ya no lo humearan, que lo dejaran porque era aún un niño, este audio claro que con gritos desaforados de niños encerrados, pues se oía un eco sólido que en verdad provocaba terror. De inmediato, él, tosiendo, intentó apagar la radio, pero enseguida otra vez interferencia y su estación favorita volvió al aire.  Estas manifestaciones son realmente impactantes,  estas experiencias paranormales en verdad te sacan de tu realidad y te transportan  a otra alterna.

Otra historia es la que hace referencia al mensaje que el padre de una amiga intentó dejarle en la radio. Ella me cuenta que la magia no tecnológica se hizo presente con tal claridad y horror, porque el saber que tu progenitor muerto, incorpóreo, por ende, sin voz, deje un mensaje que diga: “X aquí estoy bien”, te sorprende y te deja sin palabras y con un miedo… impresionante.

No sé ni qué pensar, pero lo que sí es seguro es que sintió con suma claridad esa presencia es gracias a la energía que somos y que cuando morimos solo se transforma, la realidad supera la ficción,  lo imposible e increíble se hace realidad. Eso sí, ya ella retomando el audio de la radio y dos horas después, entendió y agradeció a su padre que le haga la confirmación de que está bien en el otro plano o dimensión.

Tal vez las energías de los seres de luz o de oscuridad necesiten comprender su transformación en energía y “prueben” si pueden comunicarse con sus seres queridos por otros medios que no sea el aparecerse ante ellos. Tú no esperes, ven y preséntate aquí, lee y anda Guanajuato.