Ecos de Mi Onda

Cámara (indiscreta)

Compartir

Estamos tan acostumbrados a disfrazarnos para los demás,
que al final nos disfrazamos para nosotros mismos.

François de La Rochefoucauld (1613-1680) escritor y filósofo francés

Todos somos iguales,
todos somos diferentes,
todos tenemos un deseo no satisfecho,
todos tenemos una ilusión cumplida.

Te observo en el espectro de la luz visible,
es evidente tu mirada de soslayo.
No encontramos la paz en el planeta,
parece que hay huelga de razonamiento,
parece que existe un virus en el aire
que nos infecta de una clase de locura,
que la medicina diagnostica de normal.

Sadari Movemente Laboratory, poesía en movimiento (Foto: Especial)

Me tendré que convertir en esquirol
y pediré un deseo cuando aparezca Venus
para lograr esterilizar a la conciencia
sin que se trate de un ardid,
pues conozco muy bien el arquetipo
del que cabalga en las argucias por el viento,
acicateando por medio de la espuela
la manufactura de un telón de fantasías,
para ocultar los trucos de la alquimia
que dan por bueno arrabio por acero.

Debo advertir poniendo un asterisco,
la compra de dignidad por lencería,
se venden las opiniones en paquete
y la verdad se envuelve en melodrama,
ejecutando piruetas de cinismo
y generando bandos en el face.

Tu causa es mi causa es la proclama
que apuesta el sistema en la ruleta
cargada de antemano al ganador,
al fin que la esperanza es sólo un sueño
para todo el que camina en el rebaño,
pastando en las colinas polvorientas
ilusiones que alimentan los discursos,
maquillados en la infalible treta
a la que no se le distingue un fin.

Si no tienes marcado el código de barras
no sirves para dirigir el destino,
pues no puedes seguir la partitura
que exige el director de orquesta,
para que tus bostezos estén en sintonía
que las risas burlonas no pierdan el ritmo,
que los berrinches no pierdan el compás.

El futuro no puede ser de tu incumbencia,
el control sólo te pide levantar la mano
con el dedo índice apuntando al cielo.
Mientras las cosas suceden en el suelo
¿de qué pueden servirte las ideas?
Sólo muestra que es digna tu postura
aunque sepas que sólo sea apariencia.

Manada acelerada en el talud,
vidas oscuras en una sola biografía,
detalles chuscos en un anecdotario,
las carnes y vinos más caros del menú
o fingida frugalidad de tupperware.
Es fácil desprenderse del recato,
finalmente, qué vale la decencia
si los medios justifican el fin.

Magnánimo repartes el erario
como si en realidad fuera de tu bolsillo,
mientras discurres material legislativo
para que no cese el cauce del recurso,
con un rostro que aparenta inteligencia,
justicia y equidad republicana,
porque es muy serio actuar en la charada
fingiendo un papel de representación.

Recomiendas la reflexión del voto
apelando madurez con seriedad,
para seguir tu actuación de marioneta
en una jaula cubierta de cristal,
balbuceando apenas el abecedario
para dictar las leyes de un estado
en el que no llegas ni a aprendiz,
pero te pones el disfraz de patriota
y la careta de humilde redentor,
por lo que, con sonrisas indiscretas,
ya te ubicas en el siguiente escalafón
y tasas justamente de austero
el salario mensual a tu favor.

Todos somos iguales,
todos somos diferentes,
todos jugamos en el juego,
todos cantamos la canción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *