Eventualidades y Contingencias

Tres relatos, cuentos cortos, que narran situaciones que parecidas, pueden estar ocurriendo en este momento en algún lugar del planeta, en el que vivimos y nos movemos al mismo tiempo, con miles y millones de personas, que laboran, se afanan, descansan, odian, aman, hacen el amor, planean, siempre con eventualidades que modifican los rumbos y contingencias apremiantes que obligan a realizar acciones emergentes no planificadas previamente. Así es el mundo que gira en este mismo instante.

Al desnudo

Es parte del cortejo habitual, libre y sano el factor sorpresa y la verdad es que sería un mundo mucho más tímido y aburrido (aunque tal vez menos sobre poblado) si todos nos pidiéramos verbalmente consentimiento para dar un beso, tocar una rodilla o tomar una mano.

ME GUSTA MUCHO ESCRIBIR

Soy feliz escribiendo y compartiendo lo que hago porque puedo aportar algo a alguien con mis historias, o al menos, eso espero que pase.

EL CAMINANTE INVISIBLE

Pero era un caminante invisible, un soñador, alguien insignificante, y las mujeres no se fijan en quien no destaca

Estimulación temprana     

Tiempos hubo en que ayudar a un nuevo ser a fin de enseñarle hábitos para comer, dormir, gatear, caminar, nadar y todo lo que de esto derive, se encomendaba a la naturaleza e intuición de los padres. Antes que el padre enseñara al varón cómo cazar, correr o competir, la

Sueños vívidos

Pienso que el soñar no es para incrédulos, uno cree e imagina lo posible y hasta lo imposible, Dios sabe lo que cada cual sueña

Instinto ancestral

Apróximándose a la joven que, hasta ese momento venía con la cabeza agachada, notó que su caminar era ladeado, arrastraba uno de sus pies, y sus brazos estaban casi en un autoabrazo, José pensó que sentía enferma…

Vivir en el Presente

Se sabía que en cierta región lejana había existido una puerta muy grande, que en determinadas ocasiones se abría y unos extraños seres salían armados y realizaban movimientos militares, pero luego la puerta se cerró y ya no volvió a abrirse jamás.

La mermelada de la alacena

No creo que tenga nada de malo añorar el futuro si nos encontramos pasando por momentos difíciles y sabemos que va a valer la pena al final, porque nuestra meta está ahí y solo debemos capotear lo feo. En este caso, la promesa nos endulza el presente, no lo arruina.

EL PAÍS DE LOS CAMINANTES ROTOS

No se dan cuenta que en el país de los caminantes rotos todo está al revés: los buenos ahora son malos y a los verdaderos malos les va muy bien.

INICIO